UnSoloMundo Comercio Justo

Consumidores


Como consumidores que somos formamos una parte muy importante en el proceso productivo. 
La decisión que tomamos cada día cuando compramos no es tan sencilla como parece, dado 
que en función de esa decisión podemos hacer que empresas que explotan a sus trabajadores 
lo sigan haciendo o intentar lograr la igualdad entre todos. En otras palabras: dado que 
somos parte del problema, está en nuestras manos parte de la solución. Tenemos poder a la 
hora de consumir.

No debemos pensar que compramos en función de nuestras necesidades, porque en muchas 
ocasiones no es así; es decir, actuamos conforme las modas y status social, no queremos 
aparentar menos que  cualquier amigo; en la sociedad en la que vivimos hay una cierta relación 
entre éxito y felicidad.

No por tener muchas cosas (a veces olvidadas en un rincón) eres mejor que otro. Pero que 
ocurriría si en algún momento descubrieras que la ropa que llevas comprando toda la vida ha 
sido fabricada por hombres, mujeres y niños de otros países, los cuales no tienen las mismas 
facilidades que tú para decir: "Voy de compras"; puesto que se pasan la mayor parte de su vida 
intentando conseguir algo que llevarse a la boca, trabajando para ello en la obtención de los 
productos que tú consumes; algo que no valoramos cuando compramos los productos. Ya que 
para nosotros el acto de consumir es cotidiano.

A la hora de comprar no debemos olvidar plantearnos los siguientes aspectos:
- ¿De dónde proviene el producto y quién lo ha producido?
- ¿Se ha respetado el medioambiente?
- ¿Ha existido explotación o trabajo infantil?
- ¿Se ha discriminado por razones étnicas ó culturales?
- ¿Los trabajadores han recibido un salario justo?
- ¿Sabemos como son repartidos los beneficios?...

De ahí, que como consumidores tenemos la obligación de ser informados de todo aquello que 
consideremos oportuno a cerca de lo que vamos a comprar. No debemos dejarnos engañar por 
la publicidad y las modas; debemos actuar conforme nuestros propios criterios a la hora de 
consumir. De este modo conseguiremos que los trabajadores consigan un salario justo por su 
labor y desarrollen unas condiciones de vida dignas; en parte, gracias a nuestras decisiones 
de consumo tomadas de forma responsable. Otra manera de actuar ante esta situación es consumir 
productos de Comercio Justo, dado que se respetan las condiciones de vida de los trabajadores; 
es decir, se les paga un salario digno en función de su trabajo, 
no existe explotación infantil, se respeta el medio ambiente, con los beneficios obtenidos se 
llevan a cabo proyectos de desarrollo, así como se reducen las barreras e intermediarios que 
puedan existir con el comercio tradicional.

Está en tu mano controlar el consumo: aunque pagues un poco más de dinero por estos productos, 
los productores se ven mucho más beneficiados. Por un poco que hagas tú desde aquí, allí podrán 
conseguir vivir con dignidad y no tener que depender siempre de terceras personas para poder 
vivir, ya que estarán recibiendo el justo precio por su trabajo.



Asociación UnSoloMundo
Calle Los Frailes, 1
28911 Leganés (Madrid)